Las etiquetas de vinos representan lo mismo que un buen vestido para una mujer, estas deben combinar perfectamente con la botella y tornarse tan atractivas que sean capaces de atraer a los compradores. Pero sabes con exactitud ¿cuáles son los estándares que deben cumplir tus etiquetas?, continúa leyendo y lo sabrás.

Debe adaptarse a tu marca

El motivo por el que todas las etiquetas son diferentes es porque cada una debe adaptarse a la marca a promover y hablar por si sola. Estas deben poseer aspectos tan importantes como sencillez, creatividad, colorido, originalidad, elegancia, estilo, entre otras.

Información e importancia de las etiquetas de vino

Las etiquetas de vino deben lucir tan bien para ser capaces de cautivar a los compradores a tomar la botella y revisar la información del producto, la cual además de contener todo lo que pudiera interesar a los consumidores, también debe ser capaz de describir en pocas, pero atractivas palabras, la historia del producto.

Los colores y el diseño también describirán tu marca, por eso es muy importante que ellos se adapten al estilo que deseas proyectar. En pocas palabras el diseño te debe identificar, por lo tanto en muchas ocasiones debe ser algo arriesgado a fin de dar al cliente algo que nunca haya visto.

Entre la información esencial que nunca debe faltar en las botellas de vino esta lo siguiente:

  • El embotellador: debe contener la información del embotellador, como el nombre y la dirección precedido de la frase “embotellado por..” o simplemente “embotellador..”.
  • La procedencia: va acompañada con frase “vino de.. o producto de…”
  • indican si pertenecen a una Denominación de Origen  Protegida (DOP) o una Indicación Geográfica Protegida (IGP).
  • El grado alcohólico: este debe ir descrito con los términos “grado alcohólico adquirido”, “alcohol adquirido”, “alc”. Indicará el porcentaje de volumen con una cifra acompañada del símbolo %.
  • El número de lote: esta información es muy importante al momento de la comercialización pues se necesita el número del lote.
  • La categoría del producto vitícola que pueden ser: vino de licor, vino de aguja, vino espumoso de calidad, vino espumoso gasificado, vino espumoso aromático de calidad, vino en nuevo proceso de fermentación, vino de aguja gasificado, vino de uvas pacificadas, vino de uvas sobremaduradas,  mosto de uva, mosto de uva concentrado, mosto de uva parcialmente fermentado.
  • Número de registro de envasadores de vino: este contiene el número de registro otorgado por la Comunidad Autónoma competente.
  • Si posee algún tipo de alérgenos: si alguno de los ingredientes posee sulfitos u otro ingrediente enumerado.
  • Volumen nominal: se refiere a la cantidad de líquido que contiene cada botella, se representa en con las unidades de litro, centilitro o mililitro.
  • Importador: esta información corresponderá solamente si el vino comercializado es importado.
  • Tipo de uvas: a muchos consumidores les interesa saber con qué tipo de uvas fue creado el vino, pues siempre buscarán los productos de su preferencia.
  • Año de cosecha: en esta parte se coloca el año en que se recogió la uva. Este dato atrae mucho a los compradores quienes buscan mayor añejamiento.
  • Contraetiqueta: en esta parte se pueden encontrar notas de cata, características visuales, aromáticas y gustativas del vino, crianza, reserva y gran reserva, además del sello oficial del Consejo Regulador de la Denominación de Origen.
viste a tu vino con la etiqueta que se merece

Piensa en tus posibles consumidores

Para que las etiquetas de vinos sean consideradas perfectas es necesario que sean pensadas en el tipo de consumidores que se desea atrapar o mejor dicho, adaptar el diseño al target, pues este debe sentirse totalmente identificado para aceptar tomar la botella y desear leer la información del producto.

No es lo mismo diseñar una etiqueta para consumidores jóvenes, que para personas mayores. Tampoco es igual diseñar para un público que ame lo antiguo, ecológico, artesanal, que para los consumidores senior que aman más lo clásico y tradicional.

Crea diferentes etiquetas según sea el mercado

Si manejas distintos tipos target una buena estrategia es crear diferentes etiquetas para presentar un mismo producto, especialmente si deseas exportar tu mercancía, de ese modo podrás cubrir varios mercados y permitir que un mayor número de consumidores se identifiquen con tus vinos.  

Se original y nunca copies

La idea es que tu producto resalte en el mercado, por eso debes estar seguro que tus etiquetas deben diferenciarse de las demás y contar su propia historia, para ello es necesario que jamás copies las ideas de tú competencia por más aceptación que tenga entre los consumidores.

La información debe enamorar a tus posibles clientes

Enamora a tus posibles clientes a través de tu información, háblales del origen de tus vinos, lo que sentirán al consumirlo, porque se convertirá en su preferido. El mensaje debe ser tan persuasivo que la persona no debe resistirse a comprarlo. Por eso debes aprovechar todo el espacio posible.

La etiqueta de atrás también es importante

Tanto la etiqueta de adelante como la de atrás debe representar lo mejor posible tu producto, por lo tanto los esfuerzos deben ir enfocados en ambas caras de la botella. Aprovecha cada espacio para hablar de las bondades de tu vino y porque los consumidores no pueden dejar de probarlos.

Etiquetas de buena calidad

De nada valdrá que el diseño de tu etiqueta sea hermoso si la calidad de la misma es mala y se dañe apenas se humedezca. Recuerda que tus vinos merecen lo mejor y que sean capaces de soportar las distintas temperaturas.

Diseña tus etiquetas para un público general

Debes considerar los diferentes consumidores en distintas zonas de tu país y a nivel internacional que podrán adquirir tu producto, por eso se recomienda que el diseño de tus etiquetas no sea solamente para un público local o regional, sino que cualquier persona pueda sentirse identificada con el mismo.

personalizacion de etiquetas de vino

El diseño puede ser moderno o tradicional

No creas que todas las etiquetas tienen que ser modernas, si el estilo de tus productos es más tradicional esto debe estar reflejado en tu imagen. Muchas marcas han logrado posicionarse durante años y se han consagrado ante el público que se identifica con ellos, por lo  que a veces es muy arriesgado realizar cambios bruscos de imagen por algo más moderno, porque muchas veces estos no son bien aceptados.

Escoge el color correcto

La mayoría de las personas son visuales y se dejan llevar por los colores. Por eso debes asegurarte que las etiquetas de tu vino tengan los colores correctos, porque cuanto más atractivas sean tus etiquetas, mayores serán las ventas.

No trates de ahorrar en el diseño

Si buscas abaratar costos el diseño de tu etiqueta no es la mejor opción. Asegúrate de invertir lo que sea necesario en un profesional que se encargue de crear la imagen de tu vino, una vez tengas el mejor boceto que más se adapte al estilo de tu marca, entonces procede en buscar la mejor de las impresiones.

De ser necesario aplica una encuesta de imagen

Si tienes alguna duda en cuanto a la imagen de tus botellas entonces sencillamente aplica una encuesta a tu público. Crea diferentes alternativas, o el mismo diseño pero con la aplicación de colores distintos e inicia la investigación. Algunas de las preguntas que podrías aplicar son las siguientes:

  • En un margen del 1 al 10 ¿qué tan atractivas considera es la etiqueta de vino?
  • ¿Qué fue lo que más les gustó de la etiqueta?
  • ¿Cuánto estaría dispuesto a pagar por ese producto?
  • ¿Cuáles son las probabilidades de comprar ese producto?

Que la etiqueta combine con el estándar de tu producto

Así como los vestidos de noche no quedan bien en las reuniones por la mañana, no todas las etiquetas quedan bien con todo tipo de vino. Las etiquetas sencillas serán colocadas en vinos normales, algún diseño más elegante para los vinos medios y por último los muy lujosos para vinos de excelente calidad.

Las etiquetas por si solas deben hablar sobre el estándar del producto de manera que el cliente se haga una idea de lo que se va a conseguir cuando destape la botella. Si a un vino muy bueno se le viste con algo sencillo el público no apreciará lo que hay allí y por el contrario, si el producto es calidad media y se identifica con algo muy lujoso puede que el consumidor sufra una decepción al probarlo.

Las ventajas de las etiquetas termoencogibles

Las etiquetas termoencogibles por lo general se usan para vestir de cuerpo entero las botellas. Están hechas con materiales que permiten contraerse de tal manera que quedan totalmente ajustadas cubriendo por completo cada diámetro del envase y sin dejar ningún tipo de arrugas. Además de ser llamativas, las etiquetas termoencogibles tienen otro tipo de ventajas como los son:

  • Son capaces de adaptarse a todo tipo de formas que tengan los envases.
  • No importa si la botella es cuadrada, redonda, ovalada, alargada, cónica entre otros, para todas puede servir.
  • Como cubre todos los espacios, estos pueden ser aprovechadas para agregar imágenes, textos, promociones, entre otros.
  • Resaltan en mayor manera la imagen de la marca.
  • Sirven también como barreras de luz protegiendo la calidad del producto.
  • Sirven como sello de garantía gracias a que cubren desde la base hasta la tapa.
  • Le agrega valor a la marca.
  • Su impresión puede realizarse en diversos tonos y colores ya sean mates, brillantes o cualquier otra idea.
  • Se pueden imprimir por ambas caras.
  • Sirven para aumentar las ventas.
diseño de etiquetas de vino

Renueva tu imagen cuando sea necesario

Así como la ropa pasa de moda las etiquetas también pueden dejar se parecer interesantes para los clientes. Esto podrás notarlo si las ventas comienzan a bajar de la nada a pesar que mantuviste la calidad del producto. Si esto sucede es hora de refrescar la imagen de tus botellas y colocar un nuevo y atractivo diseño.

Diferencia de las etiquetas entre países

La presentación sola de algunas etiquetas hablan sobre su país de origen, tal es el caso de las etiquetas francesas cuya elegancia en los colores y tipografía de las letras las distinguen las que van acompañadas de ciertas imágenes como lo son: palacios, paisajes, chateaux, entre otros. Por otra parte las etiquetas alemanas se caracterizan por sus impresiones de flores, colores brillantes y fuertes y letras un tanto rusticas.

En Italia las etiquetas de los vinos por lo general contienen colores suaves y letras claras. En España la mayoría de estas bebidas no tienen un estilo de etiquetas definidos con excepción de los vinos jerezanos. 

Como comprender las etiquetas de vinos

Mucha gente puede leer pero solo unas cuantas podrán comprender lo que dicen las etiquetas de vino. Cada una narra el origen de la bebida la cultura del proceso de elaboración, la zona geográfica donde fueron cultivadas las uvas, entre otros.

Para quienes no sepan lo que significa la información que esta contenga los siguientes datos les serán de gran utilidad:

  • El año que aparece en la etiqueta principal significa el año en fueron cosechadas las uvas.
  • La variedad de uvas que fueron utilizadas, cuando aparece la palabra Blend significa que es multivarietal.

En Argentina para que un vino sea catalogado como monovarietal quiere decir que poseen 85% de un solo tipo de uva y 15% de otra, información que será identificada en la etiqueta como Malbec. Pero si la etiqueta dice 100% Malbec significa que está compuesto por un solo tipo de cepa.

  • Cuando se habla de “Reserva” o “Gran Reserva” significa que el vino previamente tuvo contacto previo a su comercialización con madera y reposo en botella. Lo mínimo que pueden durar es un plazo de 12 a 24 meses. 
  • Como su nombre lo indica, el grado de alcohol señala la cantidad de alcohol que contiene la bebida y está representada en porcentaje, si dice 10% v/v quiere decir que posee 10% de alcohol.
  •  La acidez será representada con el ácido tartárico y se leerá como “Acidez total”. Esta condición es algo característico de las uvas, pero va perdiendo su acidez acides a medida que va madurando. La acidez varía dependiendo del vino, el rosado 7gr/l, el tinto 6 gr/l, el tinto alta gama 4 gr/l.
  • El azúcar residual se refiere al remanente que quedó de la fermentación y se expresan en gramos por litro. Pero es importante saber que el azúcar residual no es la responsable del dulzor sino la glicerina.